Profesores universitarios holandeses entran en contacto con la experiencia gallega en la cría de porco celta

Lourizán, 17 de junio de 2017

Expertos del Centro de Investigación Forestal de Lourizán se reúnen con una delegación de profesores universitarios holandeses.

Una delegación de profesores universitarios holandeses ha vendido Galicia para conocer sobre el terreno las investigaciones relacionadas con las producciones combinadas de roble, castaño, así como la experiencia en la cría de porco celta en estos entornos. Los expertos, procedentes de la Universidad Van Hall Larenstein de ciencias aplicadas de Leeuwarden (Holanda), han visitado el Centro de Investigación Forestal de Lourizán, que depende de la Consellería do Medio Rural, y los ensayos silvopastoriles que esta entidad tiene instalados en un monte comunal de Rois (A Coruña).

Las investigaciones que llamaron la atención de los docentes holandeses tienen por objeto determinar la carga ganadera de razas autóctonas de porcino de alta calidad que maximiza la producción de manera sostenible desde el punto de vista ambiental en robledas y sotos de castaños de Asturias, País Vasco y Galicia, con la participación de centros de investigación de estas comunidades, entre ellos lo de Lourizán. Las razas con las que se investiga son las de gochu astur-celta, euskal txerria y porco celta, para determinar el efecto de la carga ganadera en régimen extensivo sobre estos ecosistemas y compararlo con el semiextensivo, además de valorar la incidencia de las razas autóctonas en relación con otras híbridas.

En estos ensayos, cinco en total, repartidos por las tres comunidades autónomas, se estudian aspectos como la biodiversidad de la flora vascular, arbolado adulto, regeneración de las especies arbóreas, fertilidad, producción de frutos o influencia de la nutrición en régimen extensivo en la producción de las diferentes razas del tronco celta, entre otros.

La coordinación del proyecto investigador corre a cargo del centro de la consellería, pero también colaboran la Escuela Politécnica Superior de Lugo de la Universidad de Santiago de Compostela, el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida) de Asturias y el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (Neiker) de Derio. La investigación está previsto que concluya la finales de 2018.


top